Header Ads

Tres anuncios en las afueras, tragedia y humor negro van de la mano camino a Ebbing, Misuri [Cine]

¿De qué va?


Después de meses sin que aparezca el culpable de la muerte de su hija, Mildred Hayes (Frances McDormand) da un paso valiente al pintar tres señales que conducen a su pueblo con un polémico mensaje dirigido a William Willoughby (Woody Harrelson), el venerado jefe de policía del pueblo. Cuando su segundo al mando, Dixon (Sam Rockwell), un inmaduro niño de mamá aficionado a la violencia entra en acción, la guerra entre Mildred y las fuerzas policiales de Ebbing no hace más que empeorar.



La crítica

Aunque pueda parecer increíble, la trama principal sobre la que transcurre 'Tres anuncios en las afuerases totalmente real. Durante un viaje en bus por los Estados Unidos, el director del film, Martin McDonagh, se topó con unas vallas publicitarias con textos muy similares a los que aparecen en la película que hicieron que se cuestionase qué podría llevar a alguien a realizar una acción como esa. 



Bajo esa premisa y siguiendo la estela de sus dos films anteriores ('Escondidos en Brujas' y 'Siete psicópatas') McDonagh construye su guión más perfecto hasta el momento, una trama basada en las decisiones de todos y cada uno de los personajes que conviven en Ebbing, Misuri, y que acaba siendo una feroz crítica al conservadurismo de la América profunda desde el particular punto de vista del director británico.

La historia que nos explica el film es durísima se mire por donde se mire. McDonagh no duda en explicarlo todo de la manera más cruda posible (atención al flashback en el que vemos la última conversación que mantienen Mildred y su hija) con la clara intención de dejar al espectador noqueado, algo que consigue simplemente colocando esta escena poco después de otra totalmente diferente, igualmente dura, pero llena de sarcasmo y mala baba, como cuando Mildred recibe en casa la visita del sacerdote de la comunidad, una escena donde lo cómico y lo escalofriante se dan la mano. Esa secuencia encierra en sí misma una acertadísima reflexión sobre un tema muy peliagudo y gracias a una soberbia Frances McDormand uno no puede evitar querer parar la proyección en ese momento para levantarse a aplaudir.



'Tres anuncios en las afueras' se sostiene sobre tres puntales claros, los personajes de Mildred, el agente de policía Dixon y el sheriff Willoughby. Mentras que los dos primeros se dejan llevar por la ira descontrolada, algo que les hace perder el norte en su manera de actuar, el tercero actua como contrapunto puesto que su personaje es el único que parece mantener los pies en la tierra.



La espiral de odio en la que todos los protagonistas del film se ven envueltos queda patente es esa magistral escena en la que Sam Rockwell desata toda su ira contra quien menos lo merece, rodada por McDonagh de manera simple pero tremendamente efectiva. Justo en ese momento, cuando la película parece abocada a un final en el que los protagonistas acaben descendiendo a los infiernos, se convierte en una historia de redención con final agridulce.



Ese giro final desconcertará a más de uno y McDonagh es consciente de ello. Su gran mérito es conseguir que empaticemos con todos los personajes sea cuales sean sus actos. En ningun momento nos hace juzgar ni cuestionar sus acciones por muy despreciables que puedan ser algunas pudiendo llegar a entender la causas que llevan a Mildred o a Dixon a tomar las decisiones que toman, gracias en parte a unos diálogos brillantes (uno de los puntos fuertes de McDonagh, probable herencia de su pasado como autor teatral), trufados de humor negro, negrísimo.

Es inevitable que 'Tres anuncios en las afueras' nos haga pensar en 'Fargo' y no sólo por compartir actriz principal. El ambiente rural descrito en ambas podría ser perfectamente intercambiable pero el cine de McDonagh es mucho más salvaje y menos lúdico que el de los hermanos Coen. Para nuestra sorpresa, es capaz de dejarnos satisfechos con un final abierto, mucho más optimista de lo que uno hubiese esperado.



Información de más
  • Martin McDonagh escribió el papel de Mildred pensando exclusivamente en que lo interpretase Frances McDormand.
  • Ganador de 4 Globos de Oro: mejor actriz protagonista dramática (Frances McDormand), mejor película dramática, mejor guión y mejor personaje secundario dramático (Sam Rockwell).
  • Primer largometraje de Martin McDonagh en el que no aparece Colin Farrell.

Nota final: 9

No hay comentarios