THELMA, una historia vacía

'Thelma' es una película de origen noruego que nos sitúa en el centro de la vida de la propia Thelma (Eili Harboe), una joven que acaba de ingresar en la universidad. Thelma, de padres creyentes, es una chica introvertida que todo le viene de nuevas, como ese pollito que acaba de salir del cascarón y no sabe hacia donde ir. A diferencia del pollito, cuando Thelma entra en contacto con su primer amor, empezarán a ocurrir cosas un tanto extrañas: como ataques epilépticos o pájaros estampándose contra las ventanas.


Antes de empezar a destripar la obra de Joachim Tier, hay que entender que se trata de una película de supuesto terror, sobre la traumática vida de Thelma, quien esconde un gran secreto. A mi parecer, la película aguanta un nivel de interés moderado, en el que vamos descubriendo, poco a poco, que misterio envuelve a Thelma. Por desgracia, si lees cualquier sinopsis de la película, sabrás de que va todo. ¿El factor sorpresa? Desechado por el inodoro, porque has decidido saber de que va la obra que vas a ver, sin más.

Es por ello que 'Thelma' es una película con una historia vacía, puesto que se trata de alimentar el gusanillo del espectador con posibles teorías sobre que narices le ocurre a Thelma, porque le pasan esas cosas o porque sus padres son tan fríos, rectos y misteriosos con ella. 


Tal vez su magia resida más en las pequeñas cosas que no somos capaces de ver. Bien es cierto que, pese a su pausado ritmo, la obra tiene su aquél y no llega a parecerte una pérdida de tiempo. Pero cuando ya llevas una hora y sabes lo que Thelma trata de descubrir desde antes de darle al play, poco sentido tiene seguir haciéndote preguntas.

Asimismo, Thelma tampoco es un personaje capaz de cargar sobre sus espaldas todo el peso de la cinta de Tier. Las escenas que más nos inquietan o en las que mostramos más interés, son las del pasado de Thelma, donde se empieza a vislumbrar un poco que le ocurre. Sin embargo, todo lo relacionado con Thelma cuando está en la universidad, su día a día y de más, acaba por aborrecernos.


Muy a mi pesar, la dirección que toma la película es errónea siempre que acabes leyendo la sinopsis de la misma, donde ya se ha descubierto todo el pastel. Pese a todo, su lento ritmo no aborrece hasta el punto de querer quitarla y su fotografía es impecable.

Nota final: 5

Tirso Vargas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram