Mulán (2020). Todo mal.

Tras darle una infinidad de vueltas en mi cabeza, he decidido abordar el tema de 'Mulán' (Niki Caro, 2020), la nueva adaptación de carne y hueso de Disney. No os voy a engañar: la nueva adaptación de la distinguida compañía no me gustó nada, una vez más han demostrado haber vendido su alma al diablo para poder llenarse el bolsillo.



⚠️ALERTA SPOILER: al no tratarse de una crítica al uso, más bien de un artículo sobre lo que pudo y no fue, tal vez se me escape algo. Si continuas leyendo lo harás BAJO TU RESPONSABILIDAD, INSENSATO. 

Tal vez, lo que todos esperábamos era una adaptación que nos transportase a la niñez. Ciertamente ese sea nuestro error. Pero lo cierto es que 'Mulán' (Tony Bancroft, Barry Cook, 1998) era muchísimo más película que su adaptación. Si la intención de Disney era transformar una cinta de animación "infantil" en una obra más madura: primer error. 'Mulán' (1998) ofrece al espectador una reflexión profunda sobre el papel de la mujer dentro de una sociedad machista, como lo es era China en su día.


Tampoco podemos decir que la nueva 'Mulán' sea más adulta u oscura, puesto que originalmente Shan-Yu imponía infinitamente más que ahora. ¿Recordáis la escena de 'Mulán' (1998) del campamento derruido y el peluche de la cría? Cito textualmente una de sus frases justo antes de atacar un poblado:

"Esta muñeca será de alguna niña, hay que devolvérsela"

¡Si señor! En esta ocasión (2020) Shan-Yu es un mero títere de un nuevo personaje, que no nos aporta absolutamente nada y que, finalmente, acaba siendo un bonachón. Topicazo al canto.


Contrariamente, al tratarse de una película de origen asiático, podría haber ido más allá y tomar como ejemplo 'Hero' (Yimou Zhang, 2002) o 'Tigre y Dragón' (Ang Lee, 2000). Es cierto que picar en ambas obras es ir muy lejos, no obstante no hay que dejar la ambición a un lado, pudiendo ofrecer una obra maestra y dejar a todo el mundo aplaudiendo desde su butaca. Cabe destacar que 'Mulán' (2020) ha tenido 22 años de historia del cine más que su antecesora para ver que proyectos tienen éxito y cuáles no.

La gota que colma el vaso sea y que refuerce toda la teoría del poco esfuerzo, cariño y dedicación que han dedicado en esta adaptación, sea la falta de ideas para poder desarrollar la versión 2.0 de Mulán. Hago hincapié en el simple hecho que, habiendo quitado uno de los personajes clave, la obra llegue a durar media hora más. 

¿Esfuerzo? ¡Tengo chi, colega!
¿Esfuerzo? ¡Tengo chi, colega!

Sumando la tontería del chi, como excusa de que Mulán es una gran luchadora porque tiene una habilidad especial gracias al chi. Y os preguntaréis: ¿pero 'Mulán' (1998) no nos enseñaba que todo esfuerzo tiene su recompensa? Nada más lejos de la realidad, para Disney eso no existe: ahora Mulán es super sayan y con un mínimo esfuerzo acaba con Freezer Shan-Yu.

Puedo entender que se ahorrasen las canciones y el tono cómico de la original. Podría llegar a esforzarme y valorar porque han borrado un personaje tan clave como Mushu. Sin embargo, lo que no entiendo es que dejando todo esto de lado, el resultado final sea una obra mediocre que olvidaremos en un tiempo. No por nada en especial, más bien por no mancillar una de esas obras que muchos recordamos con cariño.

¿Y a ti quién te ha invitado a esta fiesta?
Nota final: 3

Tirso Vargas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram